Facebook Twitter YouTube

Consejos para tener un buen rendimiento durante la carrera

¿Sientes que corres por un rato y al momento te sientes muy cansado, así hayas realizado el calentamiento previo? Probablemente se debe a la respiración o al ritmo que llevas en la carrera. Por eso acá de damos consejos sobre cómo alcanzar la meta de manera satisfactoria con un ejercicio constante y beneficioso para tu salud. 

Mantén un ritmo constante

Correr rápido no es sinónimo de ejercitar más el cuerpo o de llegar a la meta de primero, puedes lograr buenos resultados si mantienes un ritmo constante durante todo el recorrido. Si te gusta correr de forma lenta, ¡está bien!, solo procura mantener este paso para que tu cuerpo no sufra cambios abruptos de ritmo y pueda afectar tu estado físico.

Con un ritmo constante, llegarás a la meta sin problemas.  

¡Trázate la meta!

Ten claro cuál será la distancia que vas a recorrer, esto facilitará tu ejercicio y hará más corta la ruta. Antes de empezar a correr ten claro cuántos kilómetros vas a correr y cuántas pausas, más o menos, vas a aplicar para que tu cuerpo al finalizar el ejercicio se sienta renovado y más fuerte.  

¿En qué tipo de terrenos deben ser las primeras rutinas?

Si quieres adoptar la rutina de correr lo primero que debes hacer es preparar tu cuerpo, y para ello recomendamos que empieces en terrenos llanos o que no tengan tantos altibajos que, en principio, exigan más de lo necesario a tu cuerpo. A medida que este se vaya adaptando a los cambios de ritmo puedes ir incluyendo cambios de terrenos y series más largas.

Camina en vez de parar

Si durante el desarrollo de tu rutina sientes que debes tener algunas pausas, está bien que las hagas siempre y cuando no te sientes o dejes tu cuerpo en estado de reposo total durante esta pausa, ya que esto podría perjudicar el ritmo que llevas y exigir el doble a tu cuerpo. Puedes realizar estas pausas, cada tanto, bajando el ritmo y caminar por algunos minutos.

No olvides que la respiración es vital para mantener un buen rendimiento, una forma de hacerlo es sincronizando la respiración con los pasos, además de darte un ritmo constante, puedes alejar la mente de otros distractores. También puedes tomarte unos momentos para respirar profundamente levantando los brazos cuando inhalas y bajándolos cuando exhalas, esto amplia la cavidad torácica, dejando que entre más aire a tus pulmones.